miércoles, 29 de diciembre de 2010

Aquel viento en tu falda.


Para el libro de la desilusión:


Tus sonrosadas mejillas,
nuestros furtivos besos.
Los árboles desnudos,
y aquellas lagrimas.


Mis versos,.
Las hojas en otoño,
la pubertad,
y aquel viento en tu falda

sábado, 4 de diciembre de 2010

Golondrina.







Saber de ti es
despertar radiante,
reconocer el amanecer.

Y durante el café,
que tu  cristalina voz
me alegre el día.

Saber de ti es
perderme
en una ensoñación.

Durante el empleo,
evocar tu efluvio,
en pleno Saturno.

Saber de ti
es a mi regreso,
conocer de tu desnudez.

Es contigo, volar infinito,
perdernos
entre caricias y besos,

saber de ti,
de las formas de tu cuerpo,
de disolvernos en un todo

y ex, extraterrestres
intentar el regreso,
y reconocernos de nuevo.

viernes, 12 de noviembre de 2010

Romance: Con un beso, rozo sus labios.



Nuestras citas son cada año.
en un parque, en una plaza.
con sonrisas incluidas,
mas, los más tiernos abrazos.

Cada año vuelvo a su rostro.
En ese abrazo, entre mimos;
me pierdo en sus bellos ojos.
Me hiere el olor de su pelo.

La cita es todos los años,
con paseos por parajes
o en una banca sentados,
damos de comer a las aves.

Beso sus ojos cerrados.
Sin citar los maridajes,
nos tomamos de la mano,
sonrojados, y turbados.

Entre miradas, suspiros,
mirando nubes y gotas;
pasan las horas de lluvia.

La humedad de nuestros ojos,
se trasmiten tantas cosas.
Y al casi meterse el sol.
Tomados de la mano repetimos ;

¡Jamas te olvides de mí!
un beso final nos damos,
las  lagrimas se asoman.
e intentamos sonreír.

¡Hasta otro julio, mi amor!

Caminando solo por la calles
repite tu nombre la lluvia .

jueves, 4 de noviembre de 2010

Sonido de hojas y viento.



¡Como me arrastran los días de sol;
las tardes de lluvia, las tibias noches,
los recuerdos que me robo del árbol,
del mismo, donde grabamos dos peces!

Me gusta el otoño, como renueva,
el paisaje, nos entrega hojas secas,
dice adiós al verano y a la breva,
a los besos, corriendo entre las charcas.

Es que me encantan las noches de estrellas,
de cielo negro, brillando luceros.
Luna, nubes, juego de escodidillas.
Observar la bóveda, saber de Eros.

Recordar tus ojos, peces que grabe
en la corteza del higo, en mi piel.
ante tu mirada y risa que alabe,
todo ello me gusta y me sabe a miel.

Es dichoso quien ama y nunca olvido
el primer latido, a quien en dolor
evoca estío y da oídos al sonido
de hojas y viento, ávida de su olor.

lunes, 25 de octubre de 2010

Zugzwang En tu ajedrez




Cualquier movimiento mió,
implica estar a merced de ti.
Con certeza sé, que este meneo,
hara que más de ti, sea un reo.

Porque en todos tus gambitos
caigo, como si al ajedrez jugara,
atrapado por tu piel, tus besos.
¡Ay, si tu risa no me encantara!

En esta posición por ti forzado,
sí lo pienso, de cualquier manera pierdo;
¡sí me quito, me matara tu recuerdo,
sino, matara mi corazón tu juego!

Prendado de ti y enamorado
que tendría, no lo sé, de raro;
que pierda la partida, si de ti huyo,
y que yendo a ti, pierda el juego.

martes, 5 de octubre de 2010

Luna, noches, te pinto




De tus ojos cautivo
ya desde mi pubertad, por instinto
sé que por ellos vivo
prendido a sus caprichos, como un cinto
de amor y laberinto.

Mi amor no es muy distinto
Al afán de otros, carnal, amativo.
Acre como mal tinto,
anhelo el amor, que no es mi nativo;
de mujer suave, vivo.

Y tu boca es cultivo
de insinuaciones, de verbos recinto,
de salivar aire estivo.
Sombra, sin sermones de Terebinto,
Luna, noches, te pinto

sábado, 25 de septiembre de 2010

Mientras tú duermes. -Una tanka entre Haikus -



Desgrana rojos,
el otoño respira
sus ruidos de hojas


En el ocaso
amarrillos, naranjas,
aves tras el sol


Atardecida
la Luna, en tonos rosas,
la noche atrae


Luna en el éter
la comparten luceros
Mira mis celos
salvan cristal, celajes
en tu cuerpo desnudo


Cigarra, grillos,
firmamento y estrellas
silencio rompen


Tus ojos verdes
mis noches encienden,
albas los sueñan.


En horizonte
reclinada montaña
la luna mira...


Mientras tú duermes.

martes, 21 de septiembre de 2010

Nuevo mundo.





Pintura de Verónica Martínez Quesada



Yo llegue a ti.

proveniente de otros mares,


en tu playa, me atreví,


y  vi a mis naves arder



Protegido de desastres,


y sin creer en oráculos,


en tu mirada zozobre,


por el beso de tus labios.



Anegado, me fui a pique


¡Mira, si, mi ser lo hundí,


en la humedad de tus ojos!

-
Tocado ya, por tu


piel y tu aroma


casi perezco en tu cuerpo.

-
Pensaba ignorante y fanatice:

¡La tierra es plana!


Por mis desvelos en tus senos,


hoy, como Colón razono.

martes, 24 de agosto de 2010

El café humeante pregunta por tu taza.




Nunca he perdido el recuerdo
de aquella vez en que te miré
enamorándome de ti.

Ni de nuestras citas con la Luna
que se dormía oyendo nuestras cosas.
(hoy la Luna, es una manzana sin agua)

Ni el verano aquel, amantes a pleno sol
que dio paso a un otoño lejos de ti.
Hoy mis días son ese entretiempo.

Ni la manera en que caminas,
ni de los lugares que indagan
por saber de tu risa.
Hoy la vereda, sólo es tristeza.

Penas hay dentro de mi.
que consuelan las flores que sembraste
y reviven tu olor para luego marchitarse.

Tu desnudez la extraña nuestro cuarto,
mi insomnio y mi almohada,
y por la mañana el agua de la ducha.

Permanece tu toalla colgada
en el mismo lugar,
con tantos lunares como tú.

Como extraño tu piel,
como he pasado los meses,
enamorado de tu retrato.

¿Como terminar este poema
que ayude a encontrarme,
y no haga llorar al papel?

lunes, 16 de agosto de 2010

Te acercaste a mi




Fue un beso tan tierno y tan sensual.


Tus labios en mis mejillas,


con su humedad de saliva.


Fue tal la picardía,


que aún el escalofrió recorre mi cuerpo.



Lo cercano de tu rostro,



mitigo mi sed, de ti.


Como nunca me acerco a tu ser,


ese beso que sentí en la piel.



Después de tanto tiempo de olvidarte


has aparecido en mi sueño y como nunca


me has besado.

viernes, 30 de julio de 2010

Desesperanza.





Para el libro de la desilusión:

tus sonrosadas mejillas,

nuestros furtivos besos.


Los árboles desnudos,

y aquellas lagrimas.

-
Mis versos escritos.
-

Las hojas de otoño,

nuestra pubertad,


y aquel viento en tu falda.

domingo, 11 de julio de 2010

Tristemente feliz



Su pueblo creció,

se lleno de construcciones nuevas.

Se terminaron los predios, llenos de flores

y matas,  de árboles


Se fue su niñez, en esa vorágine

de edificaciones, que borró los caminos

robo las veredas, como torbellinos



Tanta gente, comprar quería su terreno

con aquél frondoso árbol en medio.

rodeado de una barda de adobe antigua.



Los inversionistas le elogiaban, con codicia

Él sonreía diciendo: Lo siento, no lo vendo

la gente susurraba:

¡El chalado este, lo que se pierde!


Por la tardes, de julio, salía de su hogar,

caminando sin prisas, y ya dentro

del solar, respiraba el perfume

que despide la tierra, al, la lluvia palparla,

por esa vía, volvían las huellas de perfumes idos


Aquel viudo se sentaba en la única banca,

enfrente a su árbol, para mirar

al pasado, para acordarse de aquellos ojos;


Y volvía a ser feliz… tristemente feliz.

sábado, 12 de junio de 2010

Las caricias de tu cabellera.






En noches como estas
de viento y frío,
de ruido de océano,
no brillan en el plomizo
cielo las estrellas.

Camino por las veredas,
camino, por mi caminos.
y es mi destino la arena.

Tropiezo con azabaches
y renace en estas noches
lo lucero de tus ojos.

Las rachas de viento me traen
las caricias de tu cabellera.
En noches como estas, tus besos serian mi salvación,
porque en mi memoria aún ronda;


aquella brisa enredando tu pelo,
mientras la llovizna, mojaba a la playa.
El vaivén de la espuma, jugando en las rocas
y el rastro del mar, tras de tus huellas.


Fueron tus ojos peces, en agua de lluvia.
¡Potro tu cuerpo, entre olas y arena,
cuando el sol moría, entre tus piernas!

martes, 25 de mayo de 2010

A la mar no la conocia.




Ojos bellos

como la mar.

A la mar no la conocía,

y a ti ya.


En mis noches

tu rostro bello,

como un lucero.

Tu piel canela,

como mi sino


Un día, que fueron

noches, tus labios

adiós me dijeron…


y no volvieron las olas,

ni regreso la espuma,

ni nunca volví a tus ojos.


Hoy vivo…

vivo, solo en el llano.


Ojos bellos

como la mar.

A la mar, no la conocía

y a ti ya.

jueves, 20 de mayo de 2010

Enamorada de un botón.



Esta abertura discreta, ovalada

bien cosida y arreglada.

Se moría por un botón:

Negro, brillante y redondo

Orgullosa, siempre lo lucia

justo abotonado.


Como en la vida pasa

el botón se extravío.

Perdido… lo lloró.

¡Cuanto la abertura

se odio!.


Al tiempo, lo encontró.

¡Fue alegría de poco rato!

Lo miró en otra blusa,

en un ojal ambarino.


Moraleja: siempre hay un ojal que recibe a cualquier botón.

sábado, 24 de abril de 2010

Paloma, alba y luna.




Luna de antaño.



alba que rasga mis sueños.



paloma en la plaza de mi piel.


Me dices que no entiendes que a tantos años

de nuestro rompimiento

te escriba poemas, visites mis noches.

No comprendes, el por qué en ti pienso,

en el sin ti, de mis noches,

ni entiendes, el por qué me marche.


Y tu imagen

desmiente tu interior reproche;

al verte frente al espejo,

el mismo ajustado vestido,

que tanto me atrajo.


El cristal refleja,

tu linda figura,

ni un centímetro más de cintura,

de cuando de ti me enamoré.

La misma, bellisima estampa.


El espejo no refleja ninguna estría;

Tampoco te confiesa, mis noches

viendo a la Luna sin tus caricias.

Ni  mis desvelos cuidando tu sueño,

ni mis besos en tu mejillas.


Las lunas odian a la Luna.

Hoy en el sin mi de tus noches,

¿Que reproches escucha tu espejo?

lunes, 12 de abril de 2010

Dos niños




Tu cara de niña,

tus ojos de niña.

Mis ojos de niño, gritando

a los tuyos: te quiero

¡Tu boca de niña y tu tez

Mi boca de niño aquel pez


Se trasformo el paisaje

y crecieron tus ojos,

crecieron los míos.

Crecieron nuestros cuerpos,

maduraron nuestras bocas

conocimos a otras gentes,

y nuestros besos, se dieron,


por desencuentros, en labios ajenos.


Mi alma de niño

a pesar de tantos años.

mi alma de niño, no creció

y te sigue queriendo.

Mis ojos no te recuerdan,
pero lo hacen mis sueños.

miércoles, 17 de marzo de 2010

Ayer te he soñado -Educadora-



Nunca sé como vuelves a mis sueños

Es, en ese entonces, que tu manera de ser,

vuelve a mí y me acompaña.

y se cumplen mis deseos

de ver tu rostro una mañana,

tu ser y tus gestos olvidados.

O se convierte en tarde y la lluvia amenaza.

Sentados en una banca, miramos un cielo gris

y una gota que cuelga de una rama.

Nunca te abrazo, ni te beso. Esto es lo que pasa:

Tù regresas, pero no tus besos

Regresas y caminamos de la mano, por el parque

Nos recociliamos, y es una alegría callada, el

volverte a ver, y trato de cerrar màs los parpados

y capturar de ti más momentos.

Pero es imposible. Sé que te irás, al abrir los ojos .

Me siento también, al despertar, lleno de dulces añoranzas

Aunque sé que cada uno... a su iceberg ,

con destino a polos distintos.

Pero parte del día te pienso, y por la noche escribo tu recuerdo.

En mi no término el amor.  Quizá me sueñas una, que otra noche.

y lo escribes en un blog.

sábado, 13 de febrero de 2010

miércoles, 3 de febrero de 2010

Un siete en mi corazón.





Tontos, tontos, tantos, tantos años.
Tantos años, tontos, tontos,

por sentir saltar a mi corazón,

en un caminar de tu mano,

escuchar tu voz

y mirar el color moreno de tu tez.
.
Por conseguir tu amor;

tus besos,

tus labios,

y por mirar solo a ratos

en tus ojos, un te quiero.
.
Persiguiendo tu sombra por las calles, 

por tu casa y por el parque aquel.
.
Tonteando por ti.
.
Después tus enojos,

el alma, en desgarros,

y un siete en el corazón.
.
Años tontos, tantos años escolares,

y por raro que parezca, no te extraño a ti
son esos años los que añoro.

Ya lo dije, tonto que soy.

domingo, 31 de enero de 2010

Ve y pregunta.





Ve y pregunta a la mar,
como me pierdo cuando tú no estas,
entre azul, ocaso y lejanía.

A la playa,

la veces que entre mis manos,
he contado las olas, lo ha visto la arena.

Consulta a las alturas.
¿Sí me sé de memoria sus luceros?

A la luna herida pregúntale

por mi arañar en su metal,
en el sin ti de mis noches.
.
A la noche
a la que le sirve de referencia la superficie de mi sombra.

Ve, e inquiere al universo,
los años luz que por ti viajo, cuando estas ausente.
Sabrás de lo hoyos negros donde me extravió.

Pregunta a la naturaleza,
lo que yo te amo.


Pregunta a la lluvia,
a esa amante que ya no me habla.

Te dirán, que de ti estoy enamorado.

Después lo sé... te odiaran.





jueves, 28 de enero de 2010

Lluvia color jacaranda.






Tu y yo juntos, estrechándonos,
bajo una lluvia de flores, color jacaranda.
Cayendo por el piso, alrededor nuestro.

Las copas de los árboles meciendose,
disminuyendo el tibio calor de esa tarde,
por el rumor que nos traía el viento fresco.


Las olfativas señales. El azul del cielo,
combinándose con los amenazadores,
tonos de gris, la furia impensada del viento.

La luz surcando el cielo, el atronador ruido
y el estallido de la fabulosa lluvia,
humedeciendo nuestros rostros,
los diferentes y vividos colores,
de las flores y de las plantas.

Recuerdo tu rostro,
el viaje a tus bellos ojos,
mi regreso al aroma de la tierra.
Fue una bella tarde de armonía.

Debí morir ese día, que en soledad, hoy recuerdo.

jueves, 14 de enero de 2010

Todavia.


Todavía

te vivo en mis alegrías

y en el día a día,

rasgo a rasgo, te dibujo.


A veces tu recuerdo

alza el vuelo, parece que se aleja.

pero gira y regresa, se arremolina

tu aguafuerte en mi juicio.


Todavía

mi voz se quiebra,

al ir a la mar, al mirar,

ver en el tu silueta

de retrato de boda.


Todavía

Refresca a la salina brisa;

el viento de tu pintura,

lo bello de tu sonrisa,

tu rumor de caracola.


Todavía

Mi ser dosifica tu fragancia

en mi laberinto de ensueños

y en los ocasos que miro.


Todavía

después de tantos años

de tanto desierto… de tanta distancia.

miércoles, 13 de enero de 2010

De ti.









De ti
los grises de tus ojos.
Los sueños que recuerdo.

Versos,
en el desperdicio de papeles.


De ti
susurros, que por las noches,
musitan olvido.

De ti
golondrinas de primeras luces
que en redondo viran 

Aún, a mí sonríes
en tu charla,
en tus labias.
Metáforas en el aire,
siempre en prisa.

De ti
tus varias sombras;
en el nido,
en el solar,
en el huerto,
en las hamacas.

Bajo la sombra de los árboles,
el jardín te olvida.

sábado, 9 de enero de 2010

Tanka Amor en gris.



Sobre los grises,
frío y el aguanieve
Besos furtivos.
Y los àrboles sin hojas
detrás de la ventana.

martes, 5 de enero de 2010

Ave Mar



Eso fuiste tú:
mar,
hiriendo mis pupilas
de insondable azul.

Pleamar y mar abierto
Voces en mi playa, que aún
se arraigan y se van.

Planeando los te quiero:
fuiste alba en vuelo,
avecilla de sal,
ocasos de trino,
y ternura de ala,
en mis noches.

Llegaste a mi orilla,
anidando en mis mañanas.
Fuiste brisa.
Fuiste los aromas,
en los que aún te pienso.
Colores fuiste de horizonte
y ave.

Un día entre las olas,
te extraviaste.
Nunca supe que parte
de ti, era ave... era mar.
era cierto... era olvido.

A veces creo que aun te miro,
en la distancia.
En horizonte se confunde
el cielo, la mar y tu vuelo,
en un dibujo azul de artista.

Se apaga la tarde,
se encienden las luces...