martes, 5 de enero de 2010

Ave Mar



Eso fuiste tú:
mar,
hiriendo mis pupilas
de insondable azul.

Pleamar y mar abierto
Voces en mi playa, que aún
se arraigan y se van.

Planeando los te quiero:
fuiste alba en vuelo,
avecilla de sal,
ocasos de trino,
y ternura de ala,
en mis noches.

Llegaste a mi orilla,
anidando en mis mañanas.
Fuiste brisa.
Fuiste los aromas,
en los que aún te pienso.
Colores fuiste de horizonte
y ave.

Un día entre las olas,
te extraviaste.
Nunca supe que parte
de ti, era ave... era mar.
era cierto... era olvido.

A veces creo que aun te miro,
en la distancia.
En horizonte se confunde
el cielo, la mar y tu vuelo,
en un dibujo azul de artista.

Se apaga la tarde,
se encienden las luces...

3 comentarios:

Jesús Brel dijo...

En mis alas de gaviota
surco mares y montañas
para llegar a tu espacio
con este cálido abrazo
que te traigo desde España.

Mis deseos de paz y felicidad,
amigo Gabriel.

Chusku dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Ío dijo...

Qué hermoso, Gabriel¡¡
La quinta estrofa, la primera, la tercera, vaya...... que me encanta entero¡¡¡¡¡¡
Precioso, ha sido un regalo leer tu poema
Un beso

Ío