sábado, 25 de agosto de 2012





Morí como el rocío
a causa del sol,
cegado por el astro.
Morí en la madrugada,
a la luz del alba.
Elevándome, morí en el aire, evaporado;
morí precipitándome,
cayendo en lluvia,
con un sol rojo,
en el ocaso.
El ciclo se repite,
en la umbría,
gota, en una flor posada
mi destino será la misma vía.

jueves, 8 de marzo de 2012

Esta noche.






Miro los árboles desabrigados,
transito por nuestro atajo,
grana y ocre de hojarasca.

El lago perdió su encanto
y los cisnes se han ido
de su cristalino liquido.

Los rojos de la pradera
se entremezclan con el horizonte
en un sereno, un mismo ocaso.

Esta noche mis ojos
y la lluvia, entre lagrimas
se dicen sus cosas.

miércoles, 15 de febrero de 2012

Síndrome de abstinencia




Ahí estaba mi piel,
tirada sobre la acera.
resguarda por cuatro cintas.
En el aire el sonido de sirenas
y el rumorear de los curiosos.
Ahí estaba mi piel moribunda
con tus huellas por doquier,
aún tibia por tus besos.

Tatuada, era clara la evidencia de tus dedos.
El forense dijo -mirando a lo alto, al balcón-
No se trata de un suicidio. Esta piel fue adicta,
un síndrome de abstinencia
fue la causa de su muerte. 


Nadie te culpó,
lavaron el piso, se deshicieron de ella.
Ningún telediario,
ni la nota roja, difundió la noticia. 


Por ello ni te enteraste.

martes, 31 de enero de 2012

Ayer vendí mi libertad.




Ayer vendí mi libertad,


me enamore.

Volemos juntos el cometa,


dos libertades unidas


que se lanzan al reto.



Yo soy el cordel... tú eres la niña.

sábado, 28 de enero de 2012

Carta inedita de Julio Verne






13 de mayo de 1903


¡Tengo tanto que contarte, tantos proyectos!
He pensado tanto en un nombre para el capitán,
pero por fin me he decidido por Nemo.
¿Recuerdas que te conté de él
un señor polaco cuyas hijas 

han sido violadas y su mujer asesinada a hachazos?

¡Pues Hetzel insiste en que sean rusos! 

He disfrutado tanto el idear el Nautilus.

Estoy tan satisfecho: la Atlántida
el Mar Rojo, las islas de la Polinesia,
las costas del Lejano Oriente, el Mediterráneo.
¡Ah y lo que ideado: las escafandras
autónomas de buceo, los fusiles de balas eléctricas,
las máquinas para producir aire respirable!

Hoy recibí una carta de mi padre.
¡El mismo regateo por el dinero 
ya te contaré la serie de sandeces que me escribe!

Como me gustaría enviarte un email,
chatear contigo o enviarte mensajes de amor
a cada momento por medio del celular. 

No vayas a reír. Ni te pongas a pensar 

 que me estoy volviendo loco. 

¡Esto sucederá: Avec un clic de la souris!
¡Que hice, he manchado la carta!
disculpa que la envíe así. No tengo más ganas de escribir. 


Te ama Jules.