domingo, 23 de marzo de 2014

El identificador, señaló que llamabas tú



Quise escribirte un poema. Lo intente.
Tomé papel y garrapatee tu nombre.
mirando a través de la ventana, me distraje,
Al volver... miré a las aves,
que saltaban en el agua de la fuente.
Retome la hoja, escribí otra vez tu nombre
y unos vocablos tiernos, que no recuerdo.
Tachone de estrellas el escrito.
Después rompí la hoja,
luminarias que terminaron, en un cesto.


El calor apretaba. Ni una nube, ni una idea, en el esplendido azul.
Desde mi ventana miré, las flores en el jardín
y, a un colibrí aleteando.

Sonó el teléfono, el identificador, señaló que llamabas tú.
Nunca antes, nadie, fue tan oportuna. Sin contestar…
me olvide de ti, del poema y salí a la vida.

¡Como disfrute de la primavera!