viernes, 28 de noviembre de 2008

Yo me quedo con tu olvido.


Hoy leí tu mensaje,
donde me pides las cartas
que de ti, yo tengo.
No quieres más compromiso.


Con ellas también te devuelvo
al conocernos,
mis miradas en tu escote..
Las estrellas que después,
robe de tu mirada.


Aquella tonta riña
y aquellos ocasos,
en tu compañía.
.
Te devuelvo
de la campiña tus risas...
tu revuelo junto a mí.
.
Te devuelvo el lápiz
señuelo en tu boca
anotando mis besos.


La sensación en mis dedos
de tus senos.
Los pescaditos
de tu pecho,
que terminaron
colgados a mi cuello..


Te devuelvo
tus zapatos
gastados
de la punta
por alcanzar
mis labios.


Te regreso
mi arrobo
por ti en el
campanario,
y algunas
esquivas
palomas
de nuestro desvarío.


Tus aletas, aquellas,
a nado en el mar,
de ese amor al natural.
.
Nuestro mirar al cielo,
los dibujos en las nubes.
Nuestros días
de celaje y de consuelo.


Las golondrinas
de nuestras tardes.
Tu colorete en mis camisas,
tus besos por las calles.
.
Te liberto tu condena
de atada a mi
por mis besos.
.
Le devuelvo,
entonces
el pasado,
a los antes,
de mis besos
tus ingenuos labios.


Te regreso
tus hablas
en mi oído,
escuchas,
de tu intimidad..
.
Te regreso
de mi instinto
tu efigie
que tiño tu estirpe.


No los dejo
en el extravío,
no los quiero,
te reintegro tus celos.


Hoy me dices adiós,
que olvidemos
nuestros sueños.


Por ello te devuelvo la flor,
de nuestros suspiros.
Que secó, mustia,
en nuestro libro de poesía..


Termino...
yo, me quedo con tu olvido

lunes, 24 de noviembre de 2008

¡Aquel tipo era un genio concebir un traductor de los sueños!









Me dijo: hasta un poeta lo entiende
y me explico su funcionamiento:

¡Es muy sencillo!
este electrodo y la cinta
en la muñeca izquierda.
Con guata, se emplea,
este otro en la cabeza.
Pero antes, elija la escuela
analítica, que traduzca su sueños.

Aquí una serie de psicólogos:
apunte la aguja, por ejemplo
a Jung, si usted disiente del origen sexual
de los sueños. Mire interpreta símbolos
del inconsciente colectivo y arquetipos,
a poetas místicos, ocultos o góticos.

Aquí alfred Aldler, sí ella o él
es un lírico, con sentimiento
sombrío, o de inferioridad.
Y aquí Oto... Oto Rank ,
traduce al poeta atormentado,
que si sueña y besa a su madre,
le cuenta: que no, que no, es complejo de Edipo.
.

Karen Horney, es una sintonia
ideal para las damas poetisas,
contradice su envidia del pene,
en caso de soñar con el Jin Mao,
y otros phallus... de Shanghai.

Aquí esta Lacan, estructuralista,
si, es rapsoda abstracta o matemática.
¡Si piensa triste o en rima de lluvia
melancólica, o muy, muy depresiva,
en este caso indique a Melaine Klein!
flematica, de clima frió... muy inglesa!

Por si, no es millonario y es un juglar...
que trabaja, señale a Stack Sullivan
¿Por sí sueña, que mientras labora
no consideran su lira. El aparato descifra,
del confuso sueño: que sí, que el jefe, le aprecia
y así, el ansia cesa.

Aquí el clásico de clásicos:
Freud. Los lapsus y los sueños
son realización de inconscientes deseos;
de helados, parricidios o besos.

No recomendable para poetas
gays o poetisas lesbianas.
Por eso de "Es una perversión,
la homosexualidad,
una desviación de lo estándar".

Erich Fromm, para cualquier caso de vate,
si quiere saber, más del amar y su arte.
Wilhelm Reich para los sueños, de los obreros.
¡Pero ellos, no lo pueden comprar
con esos sueldos!

.

domingo, 16 de noviembre de 2008

Ya se va la rama muy agradecida






"Naranjas y limas
limas y limones
más linda la Virgen que todas las flores"

El Maestro escucho estos cánticos
que provenían de lejos... de la calle,
de las voces infantiles que se acercaban,
después oyó toquidos a su puerta.

De un viaje interior regresaron;
las memorias de su infancia, los recuerdos
de diciembre, el perfume del barrio,
los rostros en procesión de sus amigos,
aferrados a una rama del árbol de Navidad,
decorada con esferas y con cabello
de ángel. Las lagrimas humedecieron sus ojos.


"En un portalito
de cal y de arena nació Jesucristo
por la Nochebuena

Zacatito verde
lleno de rocío
el que no se tape
se muere de frío".


Resurgieron de antaño, el contento
las risas compartidas con sus compañeros,
al tocar las puertas, de los afables vecinos.
Así como la pregunta repetida y
obligada al abrirles:

¿Sí la familia quería oír la rama?,
la algarabía de todos, al oír que sí,
y su voz infantil canturreando:


"La calavera tiene un diente
tiene un diente
y la muerte tiene dos.
Señora Santana, ¿por qué llora el niño?

Por una manzana que se la ha perdido


!Que no llore por una, yo le daré dos
una para el niño y otra para Dios!"
.
El Maestro, recogió golosinas de la repisa; 
aún con el sabor a sal de las lagrimas en su boca,
abrió la puerta, con una sonrisa de dicha,
y le agradecía a los críos, su visita.

"Si no me dan mi aguinaldo
mi aguinaldo
ya la pagarán con Dios".


Seguido de un guiño, Carlos Torre repartió dulces y amor.
.

Carlos Torre Repetto es una leyenda dentro de ajedrez mexicano
Este relato se me ocurrió pensando primero que él fue originario de Mérida
población situada en el sureste, de la república mexicana,
donde por las navidades es costumbre adornar
una rama de árbol y los chiquillos van de casa en casa, cantando villancicos.
Si la familia, les regala dulces o colación corean: " Ya se va la rama muy agradecida
porque en esta casa fue bien recibida"


Sí en donde tocan y cantan, no les dan nada. Ellos, como despedida entonan:
"Ya se va la rama muy desconsolada porque en esta casa no nos dieron nada"
o "ya se va la rama con picos de alambre porque en esta casa se mueren de hambre"

Seguramente el maestro en su niñez hizo, lo que en el relato imagino.
quizá también en su vejez. Con cariño al maestro.

A Vívi.


Me sorprendes, como la mar atrapa a los niños,
como copa la luz a una cera encendida,
a las enamoradas pupilas… a la misma oscuridad.
Como atesoran los regalos, la risa de los crios.
Como apresa a la golondrina el frió, la ceguedad al príncipe.
Como el cambio climático enajena a la tundra y al glaciar

Como apasiona a la mar, el agua dulce del rió,
Como captura la playa a las olas y la brisa a la mañana,
Como cautiva el roció al caracol, a un perro la mariposa,
como a la madre, su hijo recién nacido.
A la cascada, a su agua cristalina, lo intrépido de un salmón.

Como el viento tergiversa, la arena del desierto;
como encierra al ratón, las pupilas de un gato,
como atrapa a un insecto, la lengua larga de un batracio,
Como rodea la negrura del cielo al rayo,
como la pradera reúne y ata a las hojas del otoño.

Como acaparan y mezclan el arco iris los pájaros y los capullos.
Como enlaza al cactus, la compañía efímera de su flor,
Como atrae a las Hadas… los avellanos, los manzanos... los robles envejecidos.
Como refunfuñan sacando las uñas mininos de 20 días.

Me asombras como los retratos marinos tomados en los oscuros
a 5 mil metros, dentro de abismo del mar. Como los años luz al universo.
Como el derribo de un eucalipto, a una águila audaz o a las aves lira.
Como afierra a la lluvia el desierto,
como defiende un pato a una gansa... enamorado.

Como prenden los poemas de Vívi a los descifradores.

martes, 11 de noviembre de 2008

Había una vez un castillo en Portal, provincia de Virtual

con tantas flores, todas distintas, pero todas tan bellas
Había: Gabriela, esa flor, tan linda como las mismas asalias y las ternuras,
había Margot, esa flor, como quimera, que suben por los castillos,
como los ensueños.

Había esos frutos dulces que le gustan a los niños Claudieta,
como menta y canela y especies de India, sentimental.. de sin igual frescura.
Había Brujita esa flor delicada, linda y a su alrededor, dos de sus bellos retoños .
Monimares... flornubes de tan grato aroma como los jazmines,
de petalos como mejillas, a veces por las noches, cristales le miras, como lagrimas.

La Ciela, es bella; magnífica, delicada, notable, señera,
la miras y no quieres alejarte
de esa enramada, llena de trinos, de miel y poema.
Habia como en los cuentos lindos:
una Alejandra y una Aubriel, capullos, que si te
acercas, a ellas oyes el mar.. el ruido de sus suaves olas.

Habia una Vívi, flor de observaciones desmigajadas,
resplandecientes Como ella pocas... flor de inteligente pistilo.
Y un Rouco, como el roble, como el árbol de alma grande… igualito.
Nunca supe por la linda flor Calor de Julio se llamaba así,
porque todo el año en el jardin, se percibía su calidez
se podía ver su corola en el alba, cargadita de rocío
gotitas de alegría y esperanza, que salpica por las ventanas de mañana.

Y un árbol inmenso, mas bello, mal alto, de grandeza como sauce
donde muchos al cobijo
de su sombra se sentían alegres,
en otras ocasiones melancólicos.
Ese árbol el Tristany es muy semejante y un poco
distinto al Joan, que es como hermano para los amigos.
Es apreciado por todos, es notable, único,
no se dan por ahí… en cualquier maceta

Se olvida el Brel, varonil junco, que disfruta las mañanas, mirando al sol
por las noches de desvela en el titilar de las estrellas
Cuando pasas junto a él, escuchas
un mar de violines... un mar de caracolas.

Yo pasaba por ahí cada vez que podía y saben me volví un adicto,
por favor no, no piensen
mal… nada de lo que usa en metáfora, un ramaje de vate a destiempo.
¿Saben cuando esa melancolía del jardín me abrumaba?
Me sentaba, cerca del único pepeluche que en ese lugar existe
y me alegraba, ese arbusto, que se disfrazaba de maleza,
solo es su camuflaje, para esconder su belleza,
ahí sentado yo leia, historias,
reales de p …-censurado – y de Dio… censurado
Bueno reales, de mucha gracia, desnudas…
bellas de desnudas, como para algunos es la vida…
con tanta gracia, que me reía y me
reía, ¡como reía!.
Había un Sergio un poco lo opuesto, árbol de aroma, como el aroma
de los leales, no todos los conocen… sus pétalos arden de fiebre.
Habia un Al gantar, cuando los conoces sabes que huelen a nardos
y diluvian sobre el fértil aire.

Una Hada habitaba ahí de petalos... como alas taciturnas,
le alegraron el día.... un día, unos duendecillos.
Si mirabas al ángellus, flor bonita, en un azul infinito,
desprendía polen como besitos… de todos los sabores
El Troilo es como esos tréboles, del buen decir, de la buena ventura.
La tristitia, es una flor igual a las amigas, a las consuelas, a las poesía
tan semejantes, de tan bellas.

Ya no paso por ahí, por varias malezas,
A mi, la lía me causo urticaria y me fui…
Pero a veces, desde lejos me asomo,
veo las flores, los árboles, la enramada, las nubes…
Al tiempo, miro que el viento trae,
otras semillas, que crecen en Portal, provincia de Virtual...

martes, 4 de noviembre de 2008

Avemar.


Eso fuiste tú
mar,
hiriendo mis pupilas
de insondable azul.
Voces en mi playa,
que se arraigan y se van.

Pleamar y mar abierto.

Fuiste ave,
alba en vuelo.
Avecilla de sal,
planeando los te quiero.
Ocasos de trino,
ternura de ala en mis noches.

Llegaste a mi orilla,
anidando en mis mañanas.
Fuiste brisa
y fuiste los aromas,
en los que aún te pienso.
Fuiste colores de ave...
y horizonte.

Te fuiste,
un día entre las olas,
te extraviaste.
Nunca supe que parte
de ti era ave… era mar.
era cierto... era olvido.

A veces pienso, que aún te miro,
 En horizonte se confunde;
el cielo, la mar y tu vuelo,
en un dibujo azul.

Se apaga la tarde,
se encienden las luces...