martes, 11 de noviembre de 2008

Había una vez un castillo en Portal, provincia de Virtual

con tantas flores, todas distintas, pero todas tan bellas
Había: Gabriela, esa flor, tan linda como las mismas asalias y las ternuras,
había Margot, esa flor, como quimera, que suben por los castillos,
como los ensueños.

Había esos frutos dulces que le gustan a los niños Claudieta,
como menta y canela y especies de India, sentimental.. de sin igual frescura.
Había Brujita esa flor delicada, linda y a su alrededor, dos de sus bellos retoños .
Monimares... flornubes de tan grato aroma como los jazmines,
de petalos como mejillas, a veces por las noches, cristales le miras, como lagrimas.

La Ciela, es bella; magnífica, delicada, notable, señera,
la miras y no quieres alejarte
de esa enramada, llena de trinos, de miel y poema.
Habia como en los cuentos lindos:
una Alejandra y una Aubriel, capullos, que si te
acercas, a ellas oyes el mar.. el ruido de sus suaves olas.

Habia una Vívi, flor de observaciones desmigajadas,
resplandecientes Como ella pocas... flor de inteligente pistilo.
Y un Rouco, como el roble, como el árbol de alma grande… igualito.
Nunca supe por la linda flor Calor de Julio se llamaba así,
porque todo el año en el jardin, se percibía su calidez
se podía ver su corola en el alba, cargadita de rocío
gotitas de alegría y esperanza, que salpica por las ventanas de mañana.

Y un árbol inmenso, mas bello, mal alto, de grandeza como sauce
donde muchos al cobijo
de su sombra se sentían alegres,
en otras ocasiones melancólicos.
Ese árbol el Tristany es muy semejante y un poco
distinto al Joan, que es como hermano para los amigos.
Es apreciado por todos, es notable, único,
no se dan por ahí… en cualquier maceta

Se olvida el Brel, varonil junco, que disfruta las mañanas, mirando al sol
por las noches de desvela en el titilar de las estrellas
Cuando pasas junto a él, escuchas
un mar de violines... un mar de caracolas.

Yo pasaba por ahí cada vez que podía y saben me volví un adicto,
por favor no, no piensen
mal… nada de lo que usa en metáfora, un ramaje de vate a destiempo.
¿Saben cuando esa melancolía del jardín me abrumaba?
Me sentaba, cerca del único pepeluche que en ese lugar existe
y me alegraba, ese arbusto, que se disfrazaba de maleza,
solo es su camuflaje, para esconder su belleza,
ahí sentado yo leia, historias,
reales de p …-censurado – y de Dio… censurado
Bueno reales, de mucha gracia, desnudas…
bellas de desnudas, como para algunos es la vida…
con tanta gracia, que me reía y me
reía, ¡como reía!.
Había un Sergio un poco lo opuesto, árbol de aroma, como el aroma
de los leales, no todos los conocen… sus pétalos arden de fiebre.
Habia un Al gantar, cuando los conoces sabes que huelen a nardos
y diluvian sobre el fértil aire.

Una Hada habitaba ahí de petalos... como alas taciturnas,
le alegraron el día.... un día, unos duendecillos.
Si mirabas al ángellus, flor bonita, en un azul infinito,
desprendía polen como besitos… de todos los sabores
El Troilo es como esos tréboles, del buen decir, de la buena ventura.
La tristitia, es una flor igual a las amigas, a las consuelas, a las poesía
tan semejantes, de tan bellas.

Ya no paso por ahí, por varias malezas,
A mi, la lía me causo urticaria y me fui…
Pero a veces, desde lejos me asomo,
veo las flores, los árboles, la enramada, las nubes…
Al tiempo, miro que el viento trae,
otras semillas, que crecen en Portal, provincia de Virtual...

9 comentarios:

Claudieta dijo...

Es lo más bonito que me han dicho nunca.....
Ahora que te he encontrado te visitaré, gracias a Joan.....
Un beso por ser tan especial,

Ciela dijo...

Gracias, querido Gabriel, por tus bellas palabras. Por incluirme entre tus versos que atesoraré. Gracias por lo de allá, por lo de acá, por el futuro de tu poética.


Un abrazo desde Buenos Aires.


(Gracias, Claudieta, por avisarme).

GraCiela Vergel

Raúl dijo...

Un poema lleno de encanto, de sensibilidad y de cariño. Muchas gracias por incluirme en él con esas hermosas palabras que creo no merecer.

(Lo guardaré en mi archivo personal)

Gracias y un fuerte abrazo, mi querido amigo, fue todo un detalle por tu parte.

Raúl Rouco

(agradezco a Claudieta que me haya informado)

Bibiana dijo...

Es precioso, Gabriel...Gracias por incluirnos en tu vida poética, gracias por tu poética.
Con todo el sol y el perfume de Mendoza, te dejo mi abrazo.
Vivianne

..**Una vida, Mil suspiros**.. dijo...

Gaby...

Ser parte de este hermoso jardín es un privilegio.

Mil gracias por rozar suavemente nuestra alma con tus versos.

Un besito eterno,

Monimar

aubriel dijo...

Gabriel ... ¡Qué belleza!

Es difícil agradecerte, encontrar las palabras exactas que signifiquen lo que siente el corazón.

Besos desde Buenos Aires.

SE te extraña.

Rosario dijo...

Gracias por hacerme vivir en tus letras,es un honor que me hayas incluido en tan bello jardín.No me salen las palabras pero...te dejo un gran abrazo y "mi calor".
Rosario ( calor de julio )

Jesús Brel dijo...

Un jardín de bellas flores,
un edén de poesía,
un rincón para gozar
con la amistad y la magia,
un lugar para soñar...
para acurrucarse en los versos
y dejar que despierte el alba.

Muchas gracias, mi amigo,
es todo un honor corresponder
a tanta generosidad
con mi huella y mi abrazo,

Jesús

Gabriel dijo...

Amigos todos, sólo le puedo decir gracias por su amistad y generosidad
y por ser tan buenas... tan bellas personas

Un abrazo a ustedes.

Gabriel.