martes, 4 de noviembre de 2008

Avemar.


Eso fuiste tú
mar,
hiriendo mis pupilas
de insondable azul.
Voces en mi playa,
que se arraigan y se van.

Pleamar y mar abierto.

Fuiste ave,
alba en vuelo.
Avecilla de sal,
planeando los te quiero.
Ocasos de trino,
ternura de ala en mis noches.

Llegaste a mi orilla,
anidando en mis mañanas.
Fuiste brisa
y fuiste los aromas,
en los que aún te pienso.
Fuiste colores de ave...
y horizonte.

Te fuiste,
un día entre las olas,
te extraviaste.
Nunca supe que parte
de ti era ave… era mar.
era cierto... era olvido.

A veces pienso, que aún te miro,
 En horizonte se confunde;
el cielo, la mar y tu vuelo,
en un dibujo azul.

Se apaga la tarde,
se encienden las luces...

6 comentarios:

..**Lady S**.. dijo...

Siempre, Siempre es un placer indescriptible poder pasearme entre tus letras.

Gracias por dejar la estela que me trajo hasta aqui, seré tu asidua visitante.

Mis sonrisas, mi cariño y el besito que vuela hasta ti.

Moni

Maramin dijo...

Mucho se ha escrito sobre el azul del ciel y del mar,, añadiendo tu ave logras un gran poema sentimental, hasta pronto, amigo Gabriel...

Maramín

margot del castillo dijo...

Gracias amigo... nos seguiremos encontrando en poesía y cariño...no te pierdas...yo estaré por aqui
un abrazo
Margot

Gabriel dijo...

Hola Lady

Gracias por tu sonrisa y tu cariño He recibbido tu beso.

Gracias por leerme

Gabriel dijo...

Maramin

Gracias por tu bello comentario

Un abrazo buen amigo.

Gabriel dijo...

Margot tú sabes que el poema es tuyo dedicado a ti

Corespondiendo a tu cariño

Gracias por estar aquí.