miércoles, 12 de marzo de 2008

¡Que suerte tiene mi vida!



¡Que suerte tiene mi vida!
a poco estuve de perderte
de conocerte no haberte.

Me imagino el verte
y es el gozo de mi mente.
De esa gente que me advierte
y de intrigar hace deleite,

de esa gente, quisiera de repente,
si rencores, tuvieran mi suerte;
por que yo no cambio por nada
esta gloria de quererte.