lunes, 10 de marzo de 2008

Gitano.



Sé que me hirió;
fue el verano en su esplendor,
su olor, tu presencia,
el color de tu mirada,
tu cuerpo. Me hirió tu nombre.

Hoy soy un gitano
por tus ojos,
perdido en su azul infinito,
que me araña, que me incita.

Mañana será una larga nostalgia,
un inmenso un salvaje deleitarse.
Yo aún recordaba el ayer,
hoy eres parte de el.