sábado, 7 de junio de 2008

Golondrina.








Saber de ti es
despertar radiante,
reconocer el amanecer.
Y durante el café,
alegrarme el día
tu voz cristalina.

Saber de ti es
perderme
en el trabajo,
en una ensoñacion.
Evocar tu efluvio,
en pleno Saturno

Saber de ti
es a mi regreso,
saber de tu desnudez.
Es contigo, volar infinito,
perdernos
entre caricias y besos;

saber de ti,
de las formas de tu cuerpo,
de disolverse en un todo
y ex, extraterrestres
intentar regresar,
y reconocernos de nuevo.