domingo, 1 de junio de 2008

Por nuestras venas el mar discurre.



Flotar de noche,
en la insonoridad,
flotar abandonados,
desnudos.
En el derroche del silencio,
flotar en total oscuridad.

Flotar mirando
adentro,
meditando,
flotar ingrávidos.
Flotar enfrentándote
a los miedos.

Flotar;
y sólo tu respiración,
flotar,
y sólo el latido de tu corazón,
flotar y olvidar,
dejar atrás razon y tiempo

Flotar, evocando
en la humedad
a la sonrisa,
al cordón umbilical.
Flotar ciegos,
en la infinidad.
-
Flotar olvidando al mundo,
desterrando rostros.
Flotar y abandonar al yo.
En lo absoluto, boyar tranquilos.
Del espacio sideral omniscios,
flotar hasta el delirio.

5 comentarios:

Ninfa dijo...

Me fascina dejarse llevar,por la suavidad del agua, mecida amorosamente por mi amante el mar.
En tu poema revivi momentos bellos e intensos.
¿Sera acaso que estabas alli?

- dijo...

Claro,rodeándote como espuma en la oscuridad

- dijo...

Gracias por venir

graciela dijo...

dejarse llevar volar, flotar soñar es lo que hacemos todo para poder sobrevivir ...¡un placer leerte! me transportaste a ese lugar ... escribes hermoso sigue asi gabriel besitos princesa inca

- dijo...

Fue un placer saber de ti.