sábado, 19 de julio de 2008

¡Un Gabriel desvistete!.



Soñé, que cerrando los ojos me dormía y delire
tu atavió mudaba a mil formas. Original, divina
con varios cardados, seducías con tu sonrisa,
En tus canjes de prendas y atuendos, desvarié.

Me perdí en tus negligés, muy cerca de tu ingle.
Repasando tus piernas, Tesa, transpire y fantasee.
Siendo tú tan terrena… te convertiste en etérea;
grácil, ligera, después deliciosa, tentadora y dulce.

Medió un salto de acto: un lecho y una toalla.
Tú desnuda recostada y tus labios húmedos
Sedienta de mí, algo musitabas. Contravine
mi voto, de ti aislarme…. con un Gabriel desvístete.

No hay comentarios: