miércoles, 28 de mayo de 2008

Sin saber porque.

Ayer distraído, te intuí,
te mire,
sin saber porque, no huí.

Ayer te oí reír
y fue ayer
que tu sonrisa vi.

Fue ayer
una sirena en mi
tu voz, que reconocí.
.
Ayer me mire
en tus ojos
negros
y esa oscuridad
alumbro mi noche.

Ayer te advertí
en mi,
y  supe,
que sabia todo de ti.

2 comentarios:

CORAZON DE LOBA dijo...

ME ENCANTO ESTE POEMA ESPERO LEERLE EN OTRA OCACION SALUDOS

- dijo...

Corazón...Gracias