jueves, 23 de abril de 2009

La lluvia sirve.




La lluvia sirve,
para correr entre ella,
para mojarnos
y rodeados de rocío;
entre calados besos,
reír abrazados.

Dentro de un paraguas
la lluvia, nutre quimeras,
promesas y sueños;
envueltos, sitiados,
entre querellas de luz y de truenos.
.
A los desolados
también les sirve la lluvia...
para comparar su tristeza.

3 comentarios:

Jesús Brel dijo...

La lluvia sirve...
para cobijarse en un abrazo
y empaparse de complicidad.

Vine a dejarte mi abrazo,
mi buen amigo Gabriel.

Claudieta dijo...

Me encanta la lluvia, por aquí es n bien muy preciado, aunque en ocasiones nos inunda......y en otras se hace tanto de desear......
Con lluvia o sin ella, complicidad para amar......
Un beso

Joan Tristany dijo...

claro que sirve
quien lo duda
un abrazo esde esta ciudad lluviosa hoy

Joan