jueves, 29 de enero de 2009

Estos vientos tu amor de ayer, lo traen rodando.



Del ayer, el viento fue otro a estos soplos,
tenían menos edad, más brisas de infancia.
Nos traían aroma de amores primerizos,
de turbación, de lealtad e inexperiencia.

Ayer el viento olía a jazmines y azahar.
no tenia prisa y como que  jugaba.
escuchò nuestros te quiero
y uno que otro enfado de chiquillos.

El viento de ayer levanto tu falda,
con el fin de que te viera sonrojada.
Testigo, nuestros labios separó
de la caricia... por lo fuerte que sopló.

De aquel ventarrón nos fuimos
felices, con el corazón saltando,
estallando en risas. Estos vientos
tu amor de ayer lo traen rodando.

Pero estas brisas, tu nombre callan.
Adolecen de bálsamo de tu caricia.
Estos aires a mi corazón no agitan,
por ahí perdieron, frescura y lozanía.

2 comentarios:

Clarisa Vitantonio dijo...

Gabriel,
Precioso poema. Con un aire nostalgioso, una melancolía arrabalera.
un abrazo
Clarisa

Gabriel dijo...

Hola Clarisa

Me agrada que el poema te parezca así... con una nostalgia detras.

Un beso.

Gabriel.