sábado, 22 de febrero de 2014

¡Una caridad para este pobre ciego!.




En mi lenguaje hay palabras
dichas a ti, perdidas,
que nunca he vuelto a repetir.

Tanto te quise
que huí de tus brazos.

Porque me aíslo,
me amargo
y me engaño,
no queriendo ver mi futuro.

¡Una caridad
para este pobre
ciego!.