viernes, 3 de julio de 2009

La lluvia



A la noche la sedujo
con líquidos susurros,
velo su oscuridad,
le hizo sentirse hermosa,
Le contó de nubes y éxodos.

La lluvia humedeció el aire,
a la tierra, a las aves.
Canturreó sobre techumbres,
creció a los ríos, mojo piedras,
infiltro al aroma
y vistio a los árboles.

Bañaron sus gotas
los besos de antaño,
de ese tiempo detenido
de sonidos manantiales,
y de primeras luces.

Lavo la lluvia,
el ayer en mis ojos.

3 comentarios:

Jesús Brel dijo...

Cuando la lluvia humedece
los pensamientos...
los versos airean los momentos
para arropar las añoranzas.

Un abrazo

Chusku dijo...

Y después me decís a mi de la lluvia, che... (y de la palabra de verificación para poner comentarios) jajaja
Me voy a cerrar la ventana.
Chau
Luis

¿la palabra que me tocó?: unche

AlbanyGC dijo...

La verdad te admiro, me encanta como escribes...un abrazo