sábado, 20 de junio de 2009

El primer amor.


Nunca se aleja.
Permanece en los silencios,
en la fragancia a pinos.
En nuestras pisadas por callejas y pasadizos.

Nos parece verlo en una hoja,
o en aquella banca,
en una gota de lluvia ,
en las alas de una mariposa.
En el amanecer de aves y trino.


En el quedo murmullo
de noche y de nubes.
En el incienso del recuerdo
que humedece los ojos.

Como olvidarse de ella
en una anochecida de luciérnagas,
por la pasión de otra.
Sí el viento nos trae…
su aroma
cuando la amante pregunta ¿en que piensas?

2 comentarios:

jose resacas dijo...

donde dices que puedes ver el primer amor en las alas de una mariposa casi me da un infarto de poesia
tu viejo compadre

Jesús Brel dijo...

En la magia de tu pluma...
en las alas de tu calma!

Un fuerte abrazo