lunes, 25 de mayo de 2009

Por qué la quiero preguntas



Por qué la quiero preguntas
porque ella es
el trigo de todos mis días
y en su pelo claro se mueve la brisa.
Sus ojos, dos niños traviesos.

Su risa,
manantial
que calma mi sed y moja mi cuerpo.
Su carácter alegría pura
que a mi alma desnuda.

Su cuerpo es
motivo de mis desvelos,
en la noche son mis sueños
y en el día mi fantasía.

2 comentarios:

Claudieta dijo...

Sobran las explicaciones cuando de amor se trata.
Y tb las preguntas..........
Un bonito poema......un beso

Jesús Brel dijo...

Preguntas, siempre preguntas...
a veces nos empeñamos
en las respuestas que dictan
los ojos y los silencios.

Vine a dejarte mi mejor abrazo
y mis mejores deseos, Gabriel.