miércoles, 29 de enero de 2014

¡Aquel tipo era un genio concebir un traductor de los sueños!






Me dijo: hasta un poeta lo entiende
y me explicó su funcionamiento:

¡Es muy sencillo!
este electrodo y la cinta
en la muñeca izquierda.
Con guata, se emplea,
este otro en la cabeza.
Pero antes, elija la escuela
analítica, que traduzca su sueños.

Aquí una serie de psicólogos:

apunte la aguja, por ejemplo
a Jung, si usted disiente del origen sexual
de los sueños. Mire interpreta símbolos
del inconsciente colectivo y arquetipos,
a poetas místicos, ocultos o góticos.

Aquí alfred Aldler, sí ella o él

es un lírico, con sentimiento
sombrío, o de inferioridad.
Y aquí Oto... Oto Rank , 
traduce al poeta atormentado,
que si sueña y besa a su madre,
le cuenta: que no, que no, es complejo de Edipo.
.
Karen Horney, es una sintonia
ideal para las damas poetisas,
contradice su envidia del pene,
en caso de soñar con el Jin Mao,
y otros phallus... de Shanghai.

Aquí esta Lacan, estructuralista,

si, es rapsoda abstracta o matemática.
¡Si piensa triste o en rima de lluvia
melancólica, o muy, muy depresiva,
en este caso indique a Melaine Klein!
flematica, de clima frió... muy inglesa!

Por si, no es millonario y es un juglar...

que trabaja, señale a Stack Sullivan
Por sí  sueña, que mientras labora
no consideran su lira. El aparato descifra, 
del confuso sueño:  que sí, que el jefe le aprecia
 y así, el ansia cesa.

Aquí el clásico de clásicos:

Freud. Los lapsus y los sueños
son realización de inconscientes deseos;
de helados, parricidios o besos.

No recomendable para poetas

gays o poetisas lesbianas.
Por eso de: "Es una perversión,
la homosexualidad,
una desviación de lo estándar". 

Sí sus ensueños con hachís son utópicos,
deseando cambiar al mundo e innova un Monte Verita;
tejiendo orgias, amor libre y promiscuidad.
Lo mejor es el errabundo de Otto Gross.


Erich Fromm, para cualquier caso de vate,
si quiere saber, más del amar y su arte.
Wilhelm Reich para los sueños, de los obreros.
¡Pero ellos, el traductor lo pueden comprar,
no, con esos sueldos!

sábado, 4 de enero de 2014

Recuerdos que volvieron.


Volvió de la amada, el brillo de sus ojos.
Regreso su bello rostro en la noche de rayo
El cierre de sus parpados, sus sonrojos,
Volvió la llama, de aquel calor de mayo;

el verde de aquel vestido, tan, a su cuerpo ceñido.
Volvió de golpe, todo ese amor de adolescentes.
Así, de golpe, volvieron las sístoles, las diástoles,
que provocaban la fiebre, el deseo encendido.

Volvieron sus manos alrededor de su talle, y su pecho
a su deslumbrante desnudes, a su orgasmo.
Volvió por minutos, el frenesí, y la embriaguez..

Sólo por un momento, el viejo sonrió al ayer...
Después la negrura del olvido.